Adiós presidente Barack Obama

11 de enero de 2017

Cuando se comenzó a hablar de la posibilidad de que un candidato afroamericano obtuviera la nominación demócrata para buscar la presidencia de Estados Unidos muchos pensaron que sería un intento más de los pocos que ha habido y que han sido fallidos. Era Barack Obama contra Hillary Clinton, Obama un desconocido (no en Chicago), Hillary ya había estado en la Casa Blanca. La balanza obviamente era a favor de Clinton pero en las campañas surgió un fenómeno de masas que no se veía en años, miles asistían a los eventos encabezados por Obama. Obtuvo la nominación de su partido y en 2008 prácticamente arrasó con las elecciones. El 4 de noviembre de ese año votaron más de 69.5 millones de estadounidenses a favor de él y se convirtió en el primer presidente de la raza negra en llegar al puesto de honor de los Estados Unidos.

 

 

En el país donde todo es posible y el sueño americano existe, Obama resolvió más problemas de los que provocó. Ejerció el poder pero quedó a deber una reforma migratoria que prometió. Su mandato no se puede perfilar como el más grande de la historia pero si como uno de los de mayor crecimiento en cuanto a trabajos y estabilidad financiera. Obama es el presidente de las redes sociales y del iPhone. El presidente que "capturó" a Osama bin Laden y visitó Cuba para restablecer vínculos con la isla que ya sin Fidel Castro cada día esta mas a la deriva.

 

 

Fácil de palabra pero no para conseguir leyes que permitieran unir al país se va en medio de un proceso político que llevó a una celebridad al poder, el país esta polarizado como nunca antes. Algo que resulta destacable es el hecho de que Obama llegó al poder en medio de una crisis económica como no se veía desde 1929. El sistema financiero lo sacó a flote y logró salvar la industria automovilística que sigue teniendo a México como uno de sus aliados a la hora de ensamblar coches. Obama no ha sido un presidente transformador pero si ecuánime y que siempre en tiempo de zozobra daba esa inyección de ánimo entre los estadunidenses que vivían cada semana alguna tragedia a causa de la portación de armas.

 

 

Barack Obama tuvo en su esposa, Michelle, una gran aliada en estos ocho años que estuvo en el poder. Es la Primera Dama que más ha hecho por los niños y jóvenes en cuanto a tratar de implementar programas de buena alimentación y deporte en las escuelas. Sus visitas a varios programas de televisión quedaran para la historia porque mostraban a una Primera Dama accesible, se portaba como una mamá y que a todos caía bien. En todo momento estuvo al lado de su esposo e inclusive fue muy activa en redes sociales para hacerse presente entre los millenials que no ven noticias o ni siquiera se enteran de lo que pasa en la nación.  Será inolvidable su carisma y como hizo de la Casa Blanca precisamente eso, una casa. Un hogar. Michelle por ocho años hizo sentir orgullosas a muchas mujeres que vieron en ella un ejemplo a seguir. A la mejor ayuda que pudo tener el hombre más poderoso del mundo.

 

 

Después de su último discurso en Chicago quedó claro que el líder de su partido seguirá siendo él. Difícilmente podría atreverme a decir que deja el país en buenas manos. A partir del 20 de enero Obama será ex presidente y Estados Unidos tendrá en Donald Trump un presidente sin experiencia en cargos públicos y con la incertidumbre sobre que hará, que escribirá en Twitter y como llevará las riendas de este país que con el magnate parece destinado a aislarse del mundo y echar abajo todo el trabajó de Barack Obama hizo en sus dos términos. Se le va a extrañar. Mi deseo es que Estados Unidos encuentre la manera de unirse y de ayudar a los que menos tienen. Gracias señor presidente Barack Obama.  Sí, se puede, sí pudimos. 

 

 

 

Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28 

Autor: Carlos Quiñones
Regresar Sexenio |
Sitio Móvil | Sitio Completo

m.Sexenio.com.mx
© 2014 Grupo Sexenio Comunicaciones