Tijuana: el laboratorio del México innovador

05 de octubre de 2016
No es lo mismo México a la distancia que de cerca. Viajar por Estados Unidos hasta la frontera es una de las formas más económicas para acercarse al país que aunque lejos siempre llevas en la piel. Llegar a Tijuana, Baja California es aterrizar al México fronterizo, cruzar por la garita de Otay (olvídate de San Ysidro) es darse cuenta que la ciudad tiene las dimensiones de una metrópoli que va en constante crecimiento. Tijuana es hoy en día el laboratorio de lo que será el México del futuro. Es enorme, con mucho por hacer y corregir, es una ciudad en constante evolución.

Todo lo que está pasando en Tijuana es lo que está pasando en el resto de la nación. La comida, el vino, la cultura, las iglesias, la inmigración y el deporte (los Xolos) han ido cambiando orgánicamente. Los jóvenes están empezando a hacer cosas que otros en el pasado no se atrevieron o simplemente no tuvieron las herramientas. Durante años esta ciudad fronteriza creció al exterior y hoy en día el cambio se está dando desde el centro histórico pasando por la Avenida Revolución. Hay edificios por donde sea, muchos, la demanda de vivienda ha sido tan inmensa que se ven condominios de 25 pisos como también miles de casas en la periferia de la ciudad. Tijuana al igual que México ha cambiado drásticamente y se nota un esfuerzo por fomentar una mayor densidad pero organizados, con una infraestructura que invita a comprar y no rentar. A construir ordenadamente y no llegar como "paracaidista". Entre Tijuana y Playas de Tijuana el crecimiento y la construcción de vivienda impactan. Es un desarrollo tras otro. Parece no tener fin.

Después de la Ciudad de México es muy posible que los mejores tacos se encuentren en Tijuana. Lugares fijos y semi-fijos de tacos abundan a lo largo y ancho de la frontera bajacaliforniana. "El Tecolote", “Tacos Aaron” o "El Taco Nazo" hacen que olvides de lugares tradicionales como "Tacos El Gordo" (que no dejan de ser ricos también). Esta ciudad ofrece comida de todos los estados del país. Comida de Oaxaca, Nuevo León, Sonora, Chihuahua y otros lugares se hacen presentes. Cada quien hace su aporte gastronómico y el resultado es simplemente exquisito.

Recientemente esta ciudad es el destino ideal para muchos que buscan huir de sus países y utilizar esta frontera como un puente para llegar a los Estados Unidos. Extranjeros han saturado al límite los refugios. Han llegado por centenas de Haití, Ghana, Etiopia y Afganistán. Buscan llegar a San Ysidro (USA) y que estudien su caso para poder obtener asilo político. La demanda es mucha y la atención es nula. Eso también hace que Tijuana improvise para recibir a personas que buscan un futuro mejor y que no necesariamente son mexicanos.

El crecimiento que se ve en Tijuana también se ve en sus vecinos como Rosarito y Ensenada. La llamada "Ruta del Vino" que se puede tomar desde la Carretera de Cuota 1 hasta lo que es el Valle de Guadalupe es un lugar que hace de esa parte de Baja California un lugar mágico. En San Antonio de las Minas, que es donde inicia todo este lugar de viñedos, el aire que se respira es muy distinto al de la ciudad saturada. Las estrellas de noche lucen más y para los motociclistas es el escenario perfecto para salir del entorno urbano y llegar hasta estos lugares menos densos así como para los turistas que buscan conocer esa otra cara del México que sale en las noticias y que parece que nunca son notas agradables. Ya estando aquí la manera de pensar cambia por completo.

Lo que se está viviendo en Tijuana va mas allá de los Xolos y su gastronomía, va mas allá de ser un lugar de refugiados y de luchas entre carteles. Tijuana es el México del futuro. Los fronterizos que están viviendo la experiencia de habitar en esta zona del país podrán contarles a las próximas generaciones como construyeron una ciudad que al principio era un desorden y después se organizaron. Agradable sorpresa se pueden llevar los que llegan hasta esta ciudad que en el pasado estuvo marcada por un magnicidio o una familia de apellido Arellano Félix. Hoy la ciudad crece, se reinventa, invita a ser visitada. El aeropuerto tiene un puente peatonal que se conecta con Estados Unidos para facilitar a los viajeros el cruce. Te estacionas en California y viajas de lado mexicano. Dejan las millas y viajan en kilómetros. Así de innovador es Tijuana y así cambia la cara de México desde la frontera norte.


Twitter, Instagram, Snapchat, Periscope: @sabio28
Autor: Carlos Quiñones
Sitio Móvil | Sitio Completo

m.Sexenio.com.mx
© 2014 Grupo Sexenio Comunicaciones