Venezuela en las puertas del caos

11 de mayo de 2017

 

Era lógico y realmente no es una sorpresa. Desde que llegó al poder Hugo Chávez, no podía tener esta historia un fin diferente. Un país ahogado en deudas y con una dirigencia política dispuesta a dar y dar y por otro lado ensañado contra quienes eran el sector productivo ya no tiene salida.

No falta mucho para escuchar que ahí dentro de muy poco, habrá  una guerra civil, como resultado de un gobierno “Bolivariano” que primero con Chávez y luego con Maduro, no han hecho otra cosa que acabar con el país.

El origen de todo, un populismo desbocado, que llegó al poder en la misma coyuntura que en todos los países  se ha dado; los malos gobiernos que como resultado de su corrupción y graves errores políticos, haber la puerta a esos “mesías”, que prometen acabar con los malos políticos, con la pobreza, con los capitalistas abusivos y rateros, con los altos impuestos, etc. etc. etc.

Y si, lo han logrado, han acabado con todo, podríamos decir que simplemente, han acabado con el país, hoy Venezuela esta en condiciones verdaderamente preocupantes y desgraciadamente vemos una enajenación tal, del in-Maduro de su Presidente, que en su afán de no dejar el poder, no importan las vidas de sus ciudadanos.

Ese es el verdadero peligro que encarnan los gobiernos “populistas”, que en su afán de lograr, primero el llegar al poder, le dicen a la gente lo que quieren oír como si las cosas no costaran nada, como si el “papá gobierno” tuviera la obligación de DAR todo, como al gobierno todo le fuera dado de manera gratuita y tuviera en consecuencia la manera de repartirlo. Así de simple y así de fácil.

Así no funcionan las cosas y las reglas que aplican para un gobierno, son las mismas que aplican para una empresa o para una familia. El principio es muy simple y muy básico; “¡Todo cuesta!” las reglas de la economía son iguales para TODOS.

Con políticas que no incentivan la productividad, no hay nuevos negocios, si no hay nuevos negocios, no habrá mas empleos -y la población no deja de crecer- si no hay mas empleos, la gente empieza a tener hambre y necesidades que  requiere satisfacer.

Esos líderes miopes, en su urgencia por resolver los problemas vuelven su mirada a los sectores productivos del país, los culpan de aumentar precios, de acaparar, de abusar y de todo lo que se les ocurre y simplemente; nacionalizan y expropian. Resultado: Van acabando con el sector productivo del país y en su ciega y absurda actitud hacen mas grave el estado general de su Nación y siguen empeorando cada día mas las cosas.

Las democracias latinoamericanas, han tenido serias y graves experiencias, con ese tipo de gobiernos que usan como argumentos el dar mas a los pobres, quitándoles  a los ricos. Esa “filosofía del fracaso” no ha servido ni a funcionado  nunca.

El ejemplo de Venezuela, debe servir de ejemplo de lo que pasa cuando locos como Hugo Chávez y Nicolás Maduro llegan al poder con el único fin de destruir una nación que costo muchas generaciones y vidas construir

La historia de nuestros hermanos venezolanos aun no ha terminado. Estemos atentos.

Autor: Humberto Martínez
Regresar Sexenio Aguascalientes
Sitio Móvil | Sitio Completo

m.Sexenio.com.mx
© 2013 Grupo Sexenio Comunicaciones